Displasia de cadera en perros

Displasia de cadera en perros

¿Tienes intención de adoptar un cachorro y quieres asegurarte de que se encuentra en perfecto estado de salud? ¿Tu perro cojea y tienes la impresión de que sufre problemas en las articulaciones? Ahora es el momento de contarte más sobre la displasia de cadera en perros , sus factores, síntomas y remedios. Esta enfermedad esquelética es en realidad una afección articular que afecta principalmente a perros de gran tamaño: pastor alemán, rottweiler, san bernardo,… Todo lo que necesitas saber sobre la displasia de cadera en perros.

¿Qué es la displasia en perros?

La displasia de cadera es una condición que afecta la articulación de los perros grandes. Dado que la detección precoz es uno de los remedios más eficaces para la displasia, es fundamental saber reconocer sus síntomas y manifestaciones, aunque el diagnóstico solo lo pueda realizar un veterinario. De hecho, esta condición aparece durante el crecimiento de los perros jóvenes.

¿Qué es la displasia de cadera?

Como sugiere la etimología de su nombre, la displasia de cadera se define como una anomalía del desarrollo. En otras palabras, aunque el perro nazca morfológicamente sano, su cadera sufrirá, durante su crecimiento, una malformación articular, durante la cual dejará de asegurar su función de enlace entre la pelvis del animal y su miembro posterior.

Normalmente, la articulación de la cadera consiste en la unión entre la cavidad glenoidea de la pelvis y la cabeza del fémur, unidas por los músculos de los glúteos, la cápsula de la articulación y un ligamento.
Sin embargo, en el contexto de la displasia, estos se relajan, provocando
la deformación del hueso pélvico, carcomido paulatinamente por la artrosis .

La displasia suele afectar a ambas caderas y, en los casos más graves, el perro es incapaz de moverse. Pero también es posible tratarlo adecuadamente para evitar el máximo daño, especialmente en el contexto de un diagnóstico precoz.

DE TU INTERES  Perro ladrando al cartero, ¿cómo mejorar su relación?

¿Qué razas de perros se ven afectadas por la displasia?

En teoría, todos los perros se ven afectados por la existencia de un riesgo de displasia, pero este es más o menos pronunciado según la raza. De hecho, los perros de razas grandes se ven afectados con mayor frecuencia: se trata de pastores alemanes, labradores, rottweilers, golden retrievers, pero también san bernardos y bobtails. La culpa es del componente genético de la malformación , cuya incidencia se encuentra más en determinadas líneas, pero también del factor peso, que juega un cierto papel en la enfermedad.

Sin embargo, además de los genes y el volumen del animal, muchas otras causas pueden determinar la aparición de displasia, por lo que también es prudente controlar perros pertenecientes a razas más pequeñas (poodles, spaniels, cocker spaniel…). Si vas a comprar un perro de pura raza, debes informarte con el criador para saber si ha habido antecedentes en la línea de tu perro.

¿A qué edad se presenta la displasia en los perros?

Es durante su crecimiento, desde las primeras semanas de vida , cuando se puede desarrollar una displasia de cadera en un perro. Algunos animales a veces muestran dificultad para caminar a partir de las 4 semanas, pero generalmente es necesario esperar hasta que el cachorro tenga entre 6 y 12 meses para poder hacer un diagnóstico definitivo de la enfermedad.

Sin embargo, cuidado: el daño asociado a la displasia de cadera a veces se desarrolla de forma muy lenta y casi asintomática, alcanzando un pico pronunciado al cabo de varios años, lo que lleva al veterinario a descubrir la existencia de la enfermedad cuando ésta ya se encuentra en un estadio avanzado. El tratamiento es entonces inevitablemente pesado y complicado, la calidad de vida del animal se ve gravemente comprometida. Por lo tanto, para evitar llegar a estos extremos, se recomienda someter automáticamente al joven cachorro a una radiografía de la pelvis , incluso en ausencia de síntomas que puedan sugerir displasia.

comparación de cadera de perro normal con displasia

comparación de cadera de perro normal con displasia

¿Cuáles son las causas de la displasia de cadera en perros?

Como muchas enfermedades, la aparición de displasia de cadera en un perro no es la consecuencia unilateral de una sola causa. Por el contrario, muchas veces se debe a varios factores, donde la herencia juega un papel fundamental, pero no aislado.

Displasia canina, una condición hereditaria

No es casualidad que la displasia sea uno de los vicios del perro que puede incitar a un comprador a exigir el reembolso total del animal a su dueño, en el caso de la compra de un cachorro con malformación de cadera. De hecho, la displasia se define, en gran parte, como una enfermedad hereditaria , es decir, que proviene de una anomalía genética.

En este sentido, si uno de los dos padres de una camada sufre displasia, es necesario realizar exámenes rápidamente para asegurarse de que los cachorros no se ven afectados. Más profundamente, la sabiduría recomienda evitar que un perro displásico se reproduzca, siendo el riesgo de que su descendencia corra el riesgo de malformaciones tanto mayor cuanto que la anomalía se debe a varios genes , y no a uno solo, lo que multiplica las posibilidades de transmisión.

Factores externos de la displasia

Pero la transmisión hereditaria aparentemente no es la única causa en la aparición de displasia de cadera en perros. Más específicamente, un cachorro que porta los genes afectados tendrá muchas más probabilidades de desarrollar la enfermedad en ciertas circunstancias, que incluyen:

  • equilibrio dietético deficiente que causa obesidad temprana o deficiencias , especialmente en vitamina C y calcio;
  • caídas traumáticas para las articulaciones;
  • perteneciente a una raza afectada por la anomalía genética .
DE TU INTERES  Perro escondido: ¿Deberías preocuparte por eso?

La práctica intensa de ejercicios desde los primeros meses de vida de un perro joven, antes considerada un probable factor de displasia, es hoy objeto de controversia. Sin embargo, es seguro que hacer que un cachorro haga ejercicio en exceso lo pone en mayor riesgo de resbalones o golpes. Además, si el riesgo hereditario ya está presente en tu perro, ¡es preferible que evites jugar con fuego haciéndole practicar actividades con riesgo de impacto! Invítelo a moverse y correr razonablemente, y nunca deje que se canse más de lo necesario para no sobrecargar sus articulaciones.

¿Cómo proteger a tu perro contra la displasia?

Desde el momento en que se conocen los factores que favorecen la aparición de displasia de cadera en un cachorro, es posible llevar a cabo acciones preventivas , encaminadas a proteger a los perros jóvenes a lo largo de su crecimiento.

En el campo de la displasia de cadera en perros se pueden distinguir tres niveles de prevención: primero, la selección de individuos en el contexto de la reproducción; luego, observación radiológica de camadas de riesgo y, finalmente, hábitos de vida adaptados.

control reproductivo

Este es el primer paso a dar para evitar la multiplicación de perros con displasia. Desde el momento en que la enfermedad es esencialmente hereditaria, se aconseja ejercer un control riguroso de los animales destinados a la reproducción. Para cada raza, el club está facultado para decidir sobre la capacidad de un individuo para procrear (es decir, para ser admitido en la clase A – «aceptado» en virtud de su examen de rayos X).

Las campañas de información y prevención llevadas a cabo en los últimos años han dado sus frutos al sensibilizar a los criadores sobre los problemas de la displasia y persuadirlos para que adopten las medidas necesarias para evitar que los individuos portadores del gen se reproduzcan.

Además, la anomalía, cuando existe, concerniente a muchísimos genes, hace difícil, incluso imposible, que los criadores practiquen una selección genética en buena y debida forma.

radiografía de cadera

Tanto en términos de reproducción como de prevención de la enfermedad en un cachorro posiblemente portador del gen, la radiografía de cadera juega un papel fundamental . De hecho, esta es la forma más segura de detectar la presencia de displasia y poder tomar, en una etapa temprana, las medidas necesarias para preservar la salud del animal.

En el contexto de la cría de perros de pura raza y el establecimiento de un certificado de pedigrí , la radiografía será un acto médico oficial, puntuado por un número tatuado en el interior de la oreja. El veredicto del practicante se hará constar en su cuadernillo, decidiendo si registra al animal en la clase A (por lo tanto capaz de procrear) o no.

Condiciones de vida adecuadas

Dependiendo de su raza y de las particularidades de su parentesco, tu cachorro puede ser un sano portador de displasia . Por eso, aunque su radiografía muestre que sus caderas están en perfecto estado de salud, lo mejor para usted es criarlo en condiciones de vida adecuadas, al menos hasta que su crecimiento sea completo. En particular, cuidar de mantener el peso normal del animal mediante una dieta adecuada y limitar los ejercicios que puedan suponer un esfuerzo excesivo por su parte.

DE TU INTERES  Enseña a tu perro a no comer nada - ¿Cómo?

Los estudios han demostrado recientemente la importancia de proporcionar ingestas adecuadas de vitamina Ca los perros para luchar contra el riesgo de displasia. Así, al suplementar con vitamina C a las perras gestantes y sus camadas, estas últimas estarían protegidas contra la displasia de cadera. De hecho, la vitamina C es responsable de la buena calidad del colágeno producido por el cuerpo y de garantizar la conexión entre los tejidos, los tendones, la masa muscular… mientras que el estrés compromete la producción de este «cemento» esencial para la buena salud de las articulaciones. Así es como un cachorro sometido a condiciones de vida estresantes (cría en hacinamiento, madre ocupada por otros miembros de la camada, número limitado de tratamientos, etc.) sufrirá una producción limitada de colágeno que impedirá que el músculo pectíneo se desarrolle lo suficiente. para que proporcione al esqueleto en crecimiento

Teniendo esto en cuenta, puede ser aconsejable dar suplementos de vitamina C a las perras durante el período de cría y a los cachorros desde el nacimiento, cuyo contenido y cantidad debe establecerse con un veterinario.

¿Cómo detectar la displasia de cadera en un perro?

A menos que su cachorro, incluso con solo unos meses de edad, ya muestre dificultad para trotar o sentarse, rara vez hay signos de la enfermedad . Además, cuando hay síntomas, muchas veces es cuando el animal ya es adulto y la cadera está afectada. Entonces se hace urgente llevarlo al veterinario para diagnosticar la enfermedad y, sobre todo, establecer un tratamiento.

El andar del perro, ¿una pista convincente?

¿Tu cachorro se tambalea sobre sus corvejones, su marcha se balancea ligeramente? La mayoría de las veces, no hay nada de qué asustarse: un animal de uno o dos meses todavía está en proceso de aprender a caminar, ¡es normal que aún no se sienta completamente estable sobre sus patas! En cambio, un perro que cojee , aunque sea levemente, o que avance moviendo sus dos patas traseras a la vez, debería alertarte. La rigidez articular , más marcada al levantarse o con tiempo frío y húmedo, es síntoma de artrosis, ligada o no a displasia. Sin embargo, tenga cuidado de no sacar conclusiones de sus observaciones. Sólo un profesional puede hacer el diagnóstico.

¿Qué otros síntomas podrían ser un signo de displasia?

Junto a las dificultades que experimenta el perro en cuestión para moverse, otros síntomas, más o menos aparentes, pueden alertarte, especialmente si ya tienes buenas razones para sospechar de displasia de cadera:

  • articulaciones que crujen al menor movimiento;
  • musculatura poco desarrollada alrededor de las nalgas;
  • caderas particularmente prominentes ;
  • la manifestación de dolor localizado en los cuartos traseros (y debido a la erosión del cartílago de la cadera bajo la acción de la artrosis);
  • una negativa a jugar , a subir al coche, a dar un paseo…

¿Cómo se diagnostica la displasia de cadera en perros?

¿Cómo reconocer la displasia en perros? ¿Cómo diagnosticar a un perro joven víctima de displasia? El diagnóstico de displ

Deja un comentario