Salud del gato y prevención de enfermedades

Durante su visita, su veterinario le ofrecerá diversos controles, incluyendo dentales, geriátricos y el manejo de ciertas enfermedades (leucemia felina, panleucopenia, peritonitis infecciosa felina, etc.). La mayoría de las enfermedades que se pueden transmitir a las mascotas y a los humanos se pueden prevenir dejándolo en manos de los expertos.

¿Son realmente necesarias las vacunas y revacunaciones?

La vacunación de los gatos es absolutamente necesaria ya que la vacunación es el método preventivo más adecuado para evitar la aparición de diversas enfermedades.

Hay enfermedades graves en los gatos que se pueden prevenir con las vacunas adecuadas. Sobre todo, sigue «al pie de la letra» las recomendaciones de tu veterinario en cuanto al número de vacunas y revacunaciones y la fecha en la que se debe aplicar cada vacuna.

¿Cuáles son las principales enfermedades en gatos que se pueden prevenir?

La leucemia felina



es una enfermedad vírica de los gatos que se transmite por contacto, lamido o arena absorbente contaminada.
Es una de las enfermedades felinas más graves al afectar el sistema inmunológico, empeorarlo y propagar otras enfermedades. Los animales pierden peso, vomitan y tienen diarrea, e incluso pueden desarrollar tumores cancerosos. El tratamiento solo logra aliviar el dolor y la mayoría de los animales mueren antes de los dos años.

La panleucopenia



es una enfermedad altamente contagiosa que provoca vómitos y diarrea, que pueden provocar la muerte en gatas jóvenes y abortos en gatas infectadas durante la gestación.
El virus que lo causa puede sobrevivir en el medio ambiente hasta por un año y se transmite indirectamente a través del contacto directo con las heces, la orina o la saliva de un gato infectado oa través de objetos contaminados.

DE TU INTERES  gato persa

La peritonitis infecciosa felina



es una enfermedad viral potencialmente mortal que es difícil de detectar porque los síntomas como pérdida de apetito, fiebre e inflamación de los intestinos debido a la acumulación de líquido solo ocurren en una etapa avanzada de la enfermedad.
Se propaga a través del contacto con otros gatos, bandejas para gatos, comederos o ropa contaminada. No hay cura, solo prevención a través de la vacunación.

La rinotraqueítis



es la enfermedad respiratoria más grave en los gatos, con síntomas en forma de resfriados, fiebre, estornudos, secreción nasal, tos y voz débil.
Los animales dejan de comer, adelgazan e incluso pueden morir.
El virus se transmite a través de las secreciones de animales enfermos ya través de comederos, bebederos y ropa.

La calicivirosis



es también una enfermedad respiratoria grave y frecuente.
El virus que la produce, generalmente con el virus de la rinobronquitis, daña la conjuntiva de la boca, la nariz y los ojos y, a veces, termina en una neumonía mortal.

La rabia



es una enfermedad que afecta a todos los mamíferos, incluidos los humanos.
La principal fuente de transmisión es el contacto con ganado no infectado. Los gatos son más propensos a infectar a los humanos que los perros. La enfermedad se transmite a través de la saliva cuando es mordido por un animal infectado. Los animales rabiosos presentan fiebre, ansiedad, tristeza y pupilas dilatadas. En etapas posteriores, pueden morder y quedar paralizados por la ira, babear profusamente y finalmente morir.

¿Cuáles son los principales parásitos externos e internos en los gatos?

Los gatos también pueden albergar ectoparásitos como pulgas y garrapatas . Las pulgas son muy comunes, las garrapatas no. En nuestra opinión, esto puede considerarse excepcional. Los primeros síntomas que puedes notar en los gatos son rascarse más de lo habitual, irritación de la piel e incluso pérdida de pelo.

DE TU INTERES  masajeador de gatos

Las pulgas adultas son de color marrón rojizo y sus excrementos son pequeñas partículas negras que se encuentran en la piel de los gatos. El ciclo de vida de la pulga es un ciclo pulga-huevo-larva-crisálida adulta. Además de tratar a tu gato, es fundamental tratar el entorno doméstico del animal que pone pulgas para controlar a tu gato. El tratamiento más efectivoconsiste en aplicar muy fácilmente una pipeta para eliminar los huevos y las larvas.

Algunos ácaros causan problemas en los oídos que generalmente conducen a la otitis media, que produce cerumen oscuro y seco en ambos oídos. Se puede tratar fácilmente con una pipeta repelente.

Los parásitos internos en los gatos son gusanos intestinales o lombrices intestinales (lombrices intestinales y anquilostomas) que se alimentan de sangre y pueden causar anemia. La forma más fácil de infectarse es que su gato ingiera heces que contengan huevos o larvas de nematodos. Si tiene diarrea, anemia o pérdida de peso, puede decir que su gato tiene gusanos. El repelente debe aplicarse una vez cada 2-3 meses, incluso si el gato no está afuera. Porque nosotros mismos podemos introducir plagas en la casa. (por ejemplo, rastros de excrementos de animales en la suela de un zapato).El tratamiento dependerá del tipo de infección parasitaria, pero hay que tener en cuenta que hoy en día una simple aplicación de una pipeta puede vencer a los principales parásitos felinos.

¿Cómo sé si mi gato está enfermo?

Los síntomas más comunes de la enfermedad de los gatos son pérdida de apetito, aumento o pérdida de peso a corto plazo, pereza, fatiga, negativa a jugar o caminar, cambios en la ingesta de agua y cambios en la orina. (cantidad, forma), la presencia de sangre en la diarrea, tos, vómitos y dificultad para respirar.

DE TU INTERES  gato del bosque siberiano

Ante estos síntomas u otros síntomas que nos parecen raros y extraños, acudimos al veterinario para confirmar la sospecha de la enfermedad y aplicar el tratamiento necesario para solucionarla. Un examen general de su gato en casa debe incluir otras pruebas.

Examine los dientes y las encías del animal. Deben ser de color blanco y rosa respectivamente. Si tus dientes y encías están amarillos o tu gato tiene mal aliento, llévalo al veterinario.

Para medir el pulso de tu gato, debes colocarlo sobre una mesa y relajarte. El pulso está dentro de una de las patas traseras donde se encuentra con el resto del cuerpo (ingle). Un gato sano debe recibir 120 latidos por minuto.

Para ponerle un termómetro a un gato necesitamos que alguien nos ayude, y es práctico ponerle un poco de jabón o vaselina antes de introducirlo. Mientras una persona sostiene al gato con firmeza, la otra levanta la cola del gato e inserta suavemente el termómetro en el ano. Sostenga el termómetro ligeramente hacia arriba, espere el tiempo adecuado (según el tipo de termómetro), déjelo secar y luego lea la temperatura. Un gato sano debe estar entre 38 y 39 grados centígrados.

Deja un comentario